Un Mobile demasiado descafeinado




MWC-descafeinado

El Mobile World Congress ya ha terminado y llega el momento de pararnos, pensar en lo que hemos visto esta semana y sacar conclusiones. Así que vamos a resumir de forma breve lo que allí se ha presentado ¿Quieres acompañarnos durante el proceso?

Deciros que esta semana ha tenido lugar el Mobile World Congress puede ser tan obvio como deciros que en invierno hace frío o que el sol se esconde por la noche. Sin embargo así ha sido. Este servidor ha estado allí por segundo año consecutivo, disfrutando y sufriendo a la vez mientras recorre de arriba abajo y de abajo a arriba la nueva Fira (muy bonita sí, muy grande también). Sería impensable decir que un evento como éste no ha sido relevante o que no se han visto cosas interesantes, sin embargo si es cierto que la impresión que me deja es la de una edición demasiado descafeinada, más si la comparo no sólo con la del año pasado que tuve la suerte de vivir en directo, sino también con las otras muchas que he podido seguir como espectador.

Mobile-World-Congress-2013-Banner

Y es que este Mobile no sólo ha echado en falta la presencia del gran stand de Android. Las grandes ausentes han sido las presentaciones a bombo y platillo que poblaban Barcelona en años anteriores. Grandes fabricantes han llegado este año con todo el pescado vendido al lanzar sus nuevas apuestas para el año ya no sólo en eventos propios como es el caso de HTC al presentar su HTC One tan sólo una semana antes del evento del año o Samsung, que volverá a mostrar al mundo su nuevo buque insignia en solitario tal y como hizo el pasado año. A esto hay que sumar los lanzamientos de otros grandes fabricantes en Las Vegas durante el CES, como son los casos de los nuevos terminales de Sony (Xperia Z y Xperia Tablet Z) o el nuevo Optimus G Pro de LG. Esto podría haber sido una gran oportunidad para fabricantes que suelen quedar en segundo plano en este tipo de ferias como ZTE o Nokia, sin embargo, nos queda la sensación de que éstos han desaprovechado su oportunidad. Los primeros han presentado el nuevo ZTE Grand Memo, el cual ha pasado bastante inadvertido al volver a quedarse a las puertas de la alta gama con su procesador Snapdragon 800 y sus 2Gb de RAM, pero dejando su pantalla de 5,7” con una resolución de 1280×720, francamente poco en comparación con las Full HD que desfilaron en la mayoría de stands de la Fira, a lo que se le suma una sola versión de 16Gb sin posibilidad de usar tarjeta microSD. En cuanto a los finlandeses, dos nuevos integrantes de la gama Lumia, el 520 y el 720, que nacen más enfocados a competir en su precio que en sus especificaciones. 

Por supuesto que hubo lanzamientos interesantes, sobre todo de la mano de Asus. Los taiwaneses rara vez fallan y nos sorprendieron con la tercera edición de su exitoso Padfone, el Padfone Infinity una idea que combina uno de los smartphones más potentes del mercado con una más que interesante Tablet, ambos con las especificaciones más altas del momento. No contentos con esto, decidieron hacerse la auto-competencia con su nuevo FonePad, un Tablet 3G de 7” con unas grandes especificaciones y corazón Intel por tan sólo 219€, o lo que es lo mismo, una gran alternativa al Nexus 7, Kindle Fire y compañía. También Huawei presentó novedades con el que ellos han bautizado ”el smartphone más rápido del mundo”, el Huawei Ascend P2. Afirmación acertada pero engañosa, pues se refiere a su antena LTE de categoría 4, capaz de ofrecer hasta 150Mbps de bajada y 100Mbps de subida. Todo esto integrado dentro de un terminal que, aunque cuenta con cosas interesantes como la tecnología Incell de su pantalla o su batería de 2400mAh, no termina de auparse a lo más alto del mercado.

MWC-descafeinado-1

Pero no todo son smartphones. Aunque éstos suelen constituir el mayor reclamo del Mobile World Congress, hay mucho más en la que es la cita más importante del año de la telefonía, encontrando importantes tendencias como el crecimiento de tecnologías: la carga inalámbrica o la protección hidrofóbica de la que ya os hablaremos en otro artículo más en profundidad. No obstante y aunque el Mobile World Congress es mucho más que grandes presentaciones, el de este año nos hace reflexionar y pensar en lo que podría ocurrir si los fabricantes siguen la tendencia cada vez más común de presentar sus buques insignia en solitario. Como bien decimos, aunque no todo en el Mobile World Congress son las presentaciones, éstas son el mayor reclamo. ¿Seguiría siendo lo mismo el Mobile sin ellas? ¿Corre el riesgo de convertirse en una cita secundaria?




Enlace de la noticia: Aquí

Danos tú opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *