Steve Jobs, 10 hitos con los que revolucionó la tecnología




Steve Jobs,  10 hitos con los que revolucionó la tecnología

A estas alturas todos sabréis ya de la dimisión de Steve Jobs como CEO de Apple, una noticia que ha corrido como la pólvora y que ha afectado a mercados y bolsas y al estado anímico de más de un fanboy de Mac. ¿Por qué? ¿Qué tiene de especial este tipo flacucho? Pues ni más ni menos que muchísimas cosas de genio, visionario y gurú en un sector que es el que mueve (y hace avanzar) nuestras vidas y comodidades. Veamos 10 de sus grandes momentos, el tipo bien se lo merece…

Su batalla contra el cáncer de páncreas parece que le impide seguir al frente de la empresa que más cotiza en Wall Street, y después de 23 años, Steve jobs no sólo ha convertido a Apple en una marca revolucionaria dentro del sector tecnológico y de las comunicaciones, sino que además la ha transformado en un icono mundial, en un objeto de deseo, un lujo para muchos y una necesidad para otros tantos. La devoción hacia la marca de la manzana es paralela a su gestión empresarial y su persona. En estos 10 momentos que recojemos, además de un pequeño homenaje, lo retratamos como lo que es, el profeta geek por excelencia.

1. Un genio desde el garage

En 1976, a los 21 años, y tras dejar los estudios universitarios, Steve Jobs comenzó a trabajar en su garaje programando juegos para Atari junto a Steve Wozniak, viejo amigo de la escuela. De ahí pasaron a crear los primeros esbozos para fabricar el primer ordenador personal y en unos meses presentaron el Apple I. Tras vender su coche y Wozniak su calculadora HP programable, inviertieron en un segundo modelo y en la constitución de la firma. Había nacido ya Apple.

2. El ¿fracaso? de Next Computer

En 1985 Jobs abandona Apple por diferencias con el entonces CEO de la compañía, John Sculley, un directivo que venía de vender refrescos (nótese la ironía al referirme al que antes fuera CEO de Pepsi) y que había asumido demasiado poder. Es entonces cuando Steve decide centrarse en la fundación de Next Computer que desarrollaría únicamente software. Esta iniciativa no tuvo ningún éxito comercial pero le puso en contacto con grandes nombres y desarrolladores de la industria, tanto que más tarde Jobs compró a George Lucas una colección de gráficos computacionales con la que años más tarde fundó Pixar.

3. Pasión por la animación y dibujos animados

Como visionario, Jobs dio un golpe de efecto en 1985 al apostar por Lucas Film, empresa pionera en efectos especiales que compró y que posteriormente transformó en Pixar, responsable de títulos como Toy Story, Monstruos S.A o Wall·E. Y por si no quedaba claro su filia por la animación ya en los 90 se convirtió en el máximo accionista individual de Walt Disney. En 2006 Pixar se unió con Walt Disney y ahora forma parte de la junta directiva de Disney.

4. Un tipo amigable

Otra de las características que lo han elevado al olimpo de la fascinación, y por consiguiente crear tanto magnetismo, es su presencia natural y desenfada. Lejos de la imagen habitual de grandes ejecutivos encorbatados, Jobs siempre se ha mostrado en público con tejanos y jersey de cuello vuelto inconfundible, un detalle que revela su personalidad jovial y hasta cierto punto rebelde, distinto. Sus productos, aunque 100% estéticos, siempre han sido eso, distintos, inconfundibles.

5. Una vuelta de tuerca a su melomanía

Ya de vuelta en Apple en 1997 (cuando la empresa se iba a pique) Steve Jobs se arremangó y puso manos en el asunto. ¿Qué le gustaba? ¿Cómo podría cambiarlo? La música, ese negocio que por entonces Napster estaba desangrando. Un par de años de protótipos y otros de negociaciones hicieron que en 2001 presentara un cachibache blanco que se diferenciaba de cualquier reproductor MP3 coetáneo. Así llegó al mundo el iPod. Su posterior sincronización vía iTunes y los contratos cerrados para incluir el catálogo de las cuatro majors discográficas fueron movimientos estrátegicos de gran impacto. En su primer semana, iTunes vendió más de un millón de canciones legalmente descargadas, y en un año ya se había vendido 50 millones de canciones.

7. El iPhone, algo más que un teléfono inteligente

Convertida la empresa y él en verdaderos iconos mediáticos gracias a la popularización del iPod (más si cabe que lo que fue en su momento Sony y Walkman), se apuntaba ya como reto entrar en nuevos mercados, concretamente la telefonía móvil, palabras mayores para una empresa novata en telecomunicaciones. Pero Jobs, ese tipo flacucho, amigable y melómano, tenía otra visión: un teléfono sin botones, con pantalla táctil, agenda con fotografías, bloc de notas, cámara y un sinfín de aplicaciones a disposición de los usuarios en la App Store, una extensión de iTunes. En 2007, nació el iPhone, e resto ya lo conocen, es Historia, en mayúsculas, de la que estudia en colegios y universidades.

8. Su lucha contra el cáncer

En 2003 Jobs fue diagnosticado con cáncer de páncreas, enfermedad que combatió a la vez que revolucionaba la tecnología. Seguramente su fuerza de voluntad y gallardía para tal batalla la sacaba de sus nuevas ideas y la posibilidad de materializarlas, seguir con la revolución. Desde entonces y hasta la fecha, todos sus dispositivos han mejorado añadiendo tecnología punta en comunicaciones, integrando el mundo virtual en nuestro día a día.

9. El iPad, la penúltima revolución made in Apple

Aunque antes del iPad, ya existían tabletas y lectores electrónicos, no fue hasta la entrada de Apple en este otro sector cuando la venta de tablets se popularizó. Su enorme poder de convactoria y la hipnotización de su legión de fans por todo el mundo, borró de un plumazo el concepto netbook que hace sólo dos años trataban de vendernos como el sucesor del portátil. Y aunque se criticó también que no era más que un “cachophone”, es decir, un iPhone agrandado, la tableta logró vender en un sólo fin de semana medio millón de dispositivos y actualmente domina este mercado.

10. iCloud, una vida extra

En la presentación del último sistema operativo de Apple, Mac OS 10.7 Lion, Steve Jobs se sacó de la manga un último as para tenernos a todos enganchados a sus productos. iCloud, su servicio en la nube que permite tener a mano (y despreocuparse de hacer copias de seguridad) todas las fotografías, música y archivos en cualquiera de sus productos, sin copias ni cables. El servicio tampoco es nuevo, pero su integración y promoción, lo convierten en el último grito del genio de Cupertino.

 

 

 

 

Y finalmente ayer, 24 de agosto de 2011, Steve Jobs emitió un comunicado de prensa donde anunciaba su dimisión como presidente de Apple, dejando un legado único, una empresa que dispone de más capital que el gobierno de EEUU y una idiosincrasia e imagen de marca legendaria. Mientras tanto, el tipo flacucho seguirá luchando por su salud dando vueltas a nuevas ideas. Se le echará de menos…

{loadposition mega-adv1}

Via: CNN y Wikipedia

{module [310]}




Enlace de la noticia: Aquí

Danos tú opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *