Samsung Galaxy Camera: Análisis detallado




Galaxy-Camera-principal

Nunca una cámara había sido tan inteligente, ni algo tan parecido a un Smartphone había sacado tan buenas fotos. Si nuestro análisis exprés del Samsung Galaxy Camera te supo a poco, prepárate para nuestro análisis detallado. Arrancamos!!

Que la cámara de fotos es una parte cada vez más importante de nuestros smartphones no es ninguna novedad. Tampoco lo es el hecho de que vivimos en una sociedad cada vez más 2.0, en la que cada día es mayor la parte de nuestra vida que acaba en las redes sociales, haciendo más necesarias las funciones que nos permitan compartir con más facilidad esos trocitos de nuestra historia en forma de fotografías o vídeos. Y ante la necesidad de unificar estos conceptos Samsung lanzó su Samsung Galaxy Camera, cogiendo una cámara digital de altísima calidad y sumándole algunas de las características más interesantes de los actuales Smartphones, la funcionalidad de un sistema operativo como es Android y un hardware digno de un smartphone de la más alta gama. Hemos podido pasar unas semanas con este interesante dispositivo y, como continuación del vídeo análisis exprés que te ofrecimos hace unos días, llega el momento de nuestro análisis detallado.

Resumen y diseño

A la hora de resumir las características del Samsung Galaxy Camera, lo primero que hay que tener en cuenta que estamos ante un auténtico dos en uno. En un lado tenemos una potente cámara digital con unas características que colmarán las aspiraciones de casi cualquier usuario. Sensor CMOS 1/2,3” de 16,3 megapíxeles, distancia focal f=4.1, zoom óptico de 21X, ISO de hasta 3200, grabación de vídeo Full HD a 30FPS y en HD a 60FPS e incluso slow Motion (120FPS), infinidad de modos de disparo, características más que suficientes como para afirmar que estamos ante una cámara digital de la más alta calidad.

En la otra mano, contaremos con toda la potencia que aportan su procesador Exynos 4412 Quad de cuatro núcleos y su gigabyte de memoria RAM, una pantalla Super Clear LCD con resolución 1280×720 HD con protección Gorilla Glass 2, todo esto moviendo Android Jelly Bean con total soltura y ofreciéndonos todas las funciones de un Smartphone, excepto la de realizar llamadas (irónicamente, la que menos echamos de menos).

En cuanto a su diseño nos ocurre algo muy similar. Si miramos el dispositivo de frente nos encontramos con el aspecto habitual de una cámara digital al uso con todos sus elementos en unas dimensiones que se hacen bastante cómodas en la mano (128.7 x 70.8 x 19.1 mm con 300gr de peso). Fabricada en policarbonato plástico y disponible en blanco, negro y rojo, cuenta a priori con todos los elementos habituales en cualquier cámara digital, como su botón de disparo con pulsadores para acercar o alejar la imagen, los cuales se encuentran en su parte superior como era de esperar. En la parte superior encontramos también su flash, el cual permanece oculto saliendo al apretar el pulsador que encontramos en el lado izquierdo. En el derecho contaremos con su puerto microUSB y la conexión Jack de 3.5mm, para reservar la parte inferior para el compartimento de su batería extraíble de 1650mAh, el slot para tarjetas microSD y el alojamiento de la tarjeta MicroSIM que nos ofrecerá la conexión 3G que caracteriza a este dispositivo.

La cámara

Por muy importantes que sean las características Smart del Galaxy Camera, no nos podemos olvidar en ningún momento que lo que tenemos en las manos es una cámara, más inteligente y funcional, pero una cámara al fin y al cabo. Samsung no se ha olvidado de este punto y ha dotado a su primera cámara 3G de todo lo necesario para no decepcionar a nadie, tanto en la rama de Hardware que hemos comentado anteriormente, como con un software a la altura. Comenzando por su interfaz, tendremos tres formas muy diferenciadas de usar nuestra Galaxy Camera, de las que obviaremos el modo automático para centrarnos en los dos restantes, el modo elegante y el modo experto.

El primero, el modo elegante, nos ofrece la posibilidad de contar con la configuración perfecta para cada foto sin necesidad de ser unos expertos fotógrafos o de pasar largos ratos trasteando con diferentes valores. Para ello ponen a nuestra disposición 15 modos de disparo pre configurados que van desde disparos continuos, tandas de fotos en las que podremos elegir la mejor de las fotos, disparos nocturnos, fotos con la luz de frente, flujos de agua, etc. Una gran colección que nos asegura que nuestra foto sea la mejor independientemente de las condiciones. Pero si esto no es suficiente para nosotros y queremos tener el control total sobre nuestros disparos, contaremos con el modo experto donde, en una interfaz de lo más original, podremos modificar todos y cada uno de los valores de nuestra cámara (Tiempo de exposición, distancia focal, ISO…) haciéndonos sentir el fotógrafo más profesional del mundo.

Fotos a tamaño completo 

 

Todo esto se completa con una interminable cantidad de características extra como el control por voz, la posibilidad de compartir nuestras fotos de forma instantánea gracias a las características All Share de Samsung y un sinfín de características para conseguir el objetivo principal: Unas fotos perfectas, realistas y nítidas. Pero y nunca mejor dicho, una imagen vale más que mil palabras y por eso os hemos dejado sobre estas líneas algunas fotos lanzadas con ella (El tamaño de las fotos ha sido reducida para favorecer el tiempo de carga, pero podéis verlas a tamaño completo en este enlace). En cuanto al vídeo, os dejamos también con un pequeño vídeo grabado bajo condiciones de baja iluminación, de la misma manera que os invitamos a echar un vistazo a este vídeo análisis, grabado integramente con el Samsung Galaxy Camera.

El smartphone

Hasta este punto cualquiera podría pensar que estamos hablando de una simple cámara digital, de mayor o menor calidad, pero una simple cámara. Sin embargo la conexión 3G o el Wifi no son las únicas características Smart de este dispositivo. No basta con dotarlo de opciones de conectividad o un hardware potente, sino que el verdadero punto de inflexión está en la inclusión del sistema operativo Android, lo que nos dará acceso a una interminable lista de aplicaciones y herramientas orientadas a editar y compartir nuestras imágenes. El Galaxy Camera elimina ese paso, obligado en el resto de cámaras, de pasar nuestras fotos y vídeos al pc para editar y compartir desde él mismo, simplificando todo este proceso al hacerlo todo desde el mismo dispositivo, aportando un plus enorme de comodidad.

Sin embargo ¿Qué pasa cuándo no nos queda nada que fotografiar, editar o compartir? No pasa absolutamente nada, pues en ese momento podemos utilizar nuestro Samsung Galaxy Camera para cualquier cosa que nos podamos imaginar. Como ya decíamos al principio, el Samsung Galaxy Camera nos ofrece lo mejor de un potente smartphone, desde ver vídeos en su enorme pantalla con resolución HD hasta hacer valer la potencia de su procesador Quad Core a 1.4Ghz, su GPU Mali-400MP y su memoria RAM de 1Gb para divertirnos con los juegos más potentes que encontremos en Google Play. Las posibilidades son enormes y solo se acaban a la hora de realizar llamadas, o casi, pues su micrófono integrado nos permitirá hacer uso de aplicaciones como Line o Skype para ello, aumentando aun más la funcionalidad de este dispositivo.

No todo el monte es orégano

Que este dispositivo es una gran opción y que estamos más que contentos es algo que ha quedado claro hasta ahora. Sin embargo eso no quiere decir que el Samsung Galaxy Camera no tenga bateria normalun solo punto flaco. Personalmente hemos encontrado dos. El primero está en su autonomía. Si a día de hoy una batería de 1650mAh nos parece poco para un smartphone al uso, podéis imaginaros lo que ocurre cuando esos 1650mAh deben alimentar un dispositivo que va a pasar gran parte del día lanzando imágenes, grabando vídeo, alimentando una pantalla de semejante tamaño, todo esto haciendo uso de la conectividad 3G. Afortunadamente y como es habitual en los dispositivos de Samsung, podremos sustituir esta batería y usar una de repuesto. El segundo punto que no nos ha terminado de convencer está en su memoria interna, tan solo 4Gb tras restar lo que ocupa el sistema operativo. Al igual que en el caso de la batería, podremos ampliarla mediante el uso de tarjetas microSD, aunque puede llegar a limitarnos a la hora de instalar aplicaciones.

Conclusión

Tras cerca de un mes de uso, debo decir que mis impresiones son realmente buenas. Como cámara lo cierto es que no he sido capaz de encontrarle un solo punto flaco y como dispositivo Android, dejando a un lado los puntos negativos que hemos mencionado, aporta en todo momento un gran rendimiento, amén de la comodidad de poder realizar todo el proceso que va desde que tomamos la foto hasta que ésta acaba en nuestras redes sociales, todo desde un mismo dispositivo. Ahora bien, a la hora de valorar si es o no una buena opción de compra es cuando aparecen las dificultades. Desde luego no estamos ante un dispositivo barato (Entre 350€ y 450€) y, aunque si vemos sus características está claro que lo vale, primero hay que pensar en qué es lo que necesitamos. Si nuestra principal prioridad es la fotografía, está claro que por ese precio podremos encontrar alternativas mucho más potentes. Pero si lo que buscamos es un equilibrio entre grandes resultados y practicidad, definitivamente esto es para ti. ¿Qué te ha parecido el Samsung Galaxy Camera? ¿Te harías con una a este precio?

Galería Samsung Galaxy Camera

Más información: Samsung

En Youtube: Samsung Galaxy Camera, Análisis Expréss




Enlace de la noticia: Aquí

Danos tú opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *