Review Samsung Galaxy PRO




Review Samsung Galaxy PRO

En Smartphonezine.com hemos podido probar uno de los pocos terminales con teclado físico existentes actualmente para Android, el Samsung Galaxy Pro y ahora vamos a contar nuestras impresiones. Sígueme y veámoslo a fondo.

 

Quizás alguien que conozcas, al menos en mi caso bastante gente, quiere pasarse a Android pero no le

convence la idea de prescindir de un teclado físico, ya sea por la facilidad para chatear o porque lo necesitan para su trabajo. Hasta hace poco los teléfonos Android con teclado físico eran muy escasos, las cosas han cambiado y actualmente tenemos varios dispositivos, aunque los dos principales en liza son este Samsung Galaxy PRO B7510 y el HTC Chachacha. Para que podáis aconsejar correctamente o deis el paso definitivo hacia el SO del Android hoy os traemos esta review.

En primer lugar vamos a enumerar las características principales de este terminal:

  • Android 2.2 Froyo con Touchwiz 3.0
  • Procesador ARM 800 MHz y 270MB de RAM
  • Pantalla de 2.8” TFT capacitativa, sin multitáctil y con resolución QVGA (240 x 320 px)
  • GPS
  • Cámara de 3.15 MP con Autofocus
  • Batería de 1350 MAh
  • Muy ligero y de tamaño reducido 108.6 x 66.7 x 10.7 mm y 103.4g
  • Sin sensor de luz ambiental

Materiales y diseño

Siguiendo con la línea de Samsung el terminal está compuesto en su totalidad por plástico, exceptuando un cromado alrededor de la parte frontal del terminal, aunque a diferencia de otros teléfonos en este caso no parece barato ni mal acabado, sino todo lo contrario ya que el terminal posee un buen empaque y es bastante robusto, no hemos notado ningún crujido ni movimiento de las piezas.


En la parte frontal tendremos el altavoz para las llamadas y el sensor de proximidad, ya que carece tanto de cámara frontal como de sensor de luz ambiente, además nos encontraremos con la pantalla de 2.8” y los botones habituales de Android junto con el teclado físico que es el principal rasgo diferenciador del terminal. Los bordes alrededor de la pantalla son bastante amplios y creemos que se podría haber aprovechado un poco mejor el espacio.
Si observamos los laterales, veremos que en el izquierdo tendremos los controles de volumen, mientras que en el derecho estará el botón de desbloqueo, no dispone de un botón dedicado para la cámara.
Tanto el conector de 3.5mm para el audio como el conector microUSB (un buen detalle por parte de Samsung es que éste se puede tapar fácilmente) se encuentran en la parte superior del terminal.
Lo que menos nos ha gustado es la parte trasera constituida enteramente por la tapa de la batería, uno de sus puntos positivos es que es muy sencilla de retirar pero tiene un aspecto bastante plasticoso y pese a que Samsung ha intentado mejorar su aspecto con un acabado similar al del SGSII no lo ha conseguido.Una de las ventajas de este terminal es que es realmente cómodo de llevar, tanto por sus dimensiones como por su ligereza, esto lo convierte en un buen teléfono para aquellos empiezan con Android y  que suelen ser reticentes a la hora de llevar un terminal de gran tamaño.

Mención aparte merece el teclado, como hemos comentado, uno de los pilares de este terminal, aquí parece que Samsung si se ha portado y ha intentado realizar un buen trabajo, el tacto y el sonido de las teclas es realmente bueno y son bastante grandes y cómodas de pulsar aunque no lo recomendamos para textos largos, especialmente si tenéis unas manos grandes. Uno de los aspectos que pensamos que se podrían mejorar del teclado es la posición de algunas de las teclas, ya que se encuentran en una posición ligeramente distinta a las de un teclado convencional, con las teclas de la última fila desplazadas ligeramente a la izquierda. Otro de los puntos flacos del teclado es la situación de la tecla alt, que para personas con los dedos grandes como los míos puede resultar muy incómoda al escribir números, ya que las dos teclas se encuentran realmente cerca.

Pantalla, audio y vídeo

Uno de los mayores inconvenientes de este Galaxy PRO es su pantalla, es realmente difícil entender por qué Samsung ha decidido dotar a este teléfono de una pantalla de una calidad menor. En primer lugar hay que comentar que la tecnología es TFT con una resolución de tan sólo 320×240 en 2,8” (formato horizontal), los ángulos de visión son estrechos y no dispone de capacidades multitáctiles. Esto hace que las imágenes luzcan con los bordes pixelados y que los textos sean realmente difíciles de leer, especialmente aquellos que, como es el caso de los widgets, utilizan tipos de letra pequeños.
En cuanto a la reproducción de audio todo funciona sin problemas, el reproductor es bastante cómodo y la calidad de audio es decente, aunque como suele ocurrir en estos teléfonos de gama media no nos podemos esperar mucho más.
Dada la baja potencia del procesador y el pequeño tamaño de la pantalla con la capacidad para reproducir los vídeos de youtube y los grabados por el terminal consideramos que es suficiente.

Funcionamiento general e interfaz de usuario

Tendremos Froyo 2.2 con la modificación Touchwiz 3.0 de Samsung implementada en este teléfono, dado que la pantalla se encuentra colocada de forma horizontal los coreanos han optado por añadir un dock vertical en la parte derecha de la pantalla, éste permite un uso bastante cómodo de los accesos principales, aunque desgraciadamente no se pueden editar. Otro de los añadidos son los botones en la cortina de notificaciones, que a pesar de intentar añadir comodidad al manejo del teléfono ocupan demasiado sitio y pueden hacer incómoda la lectura de las nuevas notificaciones.

También podremos editar el número de escritorios y su posición, así como el orden de las aplicaciones en la lista, todo ello de una manera muy cómoda y fluida.
El funcionamiento es muy agradable y, posiblemente ayudado por la baja resolución de la pantalla, no hemos encontrado tirones ni lag. Para evitar problemas de rendimiento resulta muy interesante no utilizar muchos widgets ni fondos animados, ya que hemos comprobado que cargan mucho el procesador.

Otro de los añadidos por parte de los coreanos es una gestor de tareas, que permite rápidamente cambiar entre las aplicaciones abiertas y también cerrarlas para liberar memoria RAM.

Como vemos, desde Samsung han intentado paliar los problemas que podría acarrear el uso de una pantalla de pequeño tamaño y en posición horizontal, pero a pesar de realizar un buen intento hay algunas cuestiones donde el hardware es vital.

Una buena muestra de ello es el navegador, dada la falta de multitáctil y la baja resolución las páginas web, además de tardar bastante en cargarse, la navegación es muy poco intuitiva y puede resultar realmente frustrante, ya que tendremos que movernos muy despacio por ellas, es por esto que el navegador queda relegado a un uso muy ocasional o marginal.

En la galería sucede algo similar, la falta de multitouch y la baja resolución lastran bastante las posibilidades de uso de esta aplicación , aunque nos hemos visto gratamente sorprendidos por lo bien que funciona el doble toque para realizar zoom.

Por otra parte tanto aplicaciones stock (Gmail, Android Market) como las descargadas no estarán adaptadas a la resolución del terminal o a su uso en horizontal, es por ello que a veces tendremos que realizar auténticos malabarismos para escribir en el teclado mientras utilizamos una app en vertical.

Uno de los puntos positivos que hemos encontrado es la gran autonomía de la batería, posiblemente debido al pequeño tamaño de la pantalla y a la velocidad del procesador, dicho esto es bastante sencillo pasar más de un día sin necesidad de cargar el teléfono, algo que usuarios de otros smartphones, como por ejemplo el SGSII como es mi caso, agradecemos mucho.

Cámara

Dispondremos de una cámara con autofocus y sin flash LED, los resultados son bastante decentes con buenas condiciones de iluminación y nos salvará de un apuro sin demasiados problemas. También dispondremos de grabación de vídeo a la misma resolución que la pantalla QVGA, que al igual que sucede con la cámara, sin tener mucha calidad, nos bastará para inmortalizar algún momento si no llevamos nuestra cámara encima.

Conclusión

A la hora de realizar un resumen sobre mi experiencia con este terminal, me encuentro con dos visiones bastante opuestas, por un lado me he visto gratamente sorprendido por el buen aspecto de este Galaxy Pro y por lo bien construido que se siente al cogerlo, además el funcionamiento de Froyo 2.2 es muy fluido para un hardware como el que lleva incluido.

En cambio, me encuentro realmente desilusionado por la baja calidad de la pantalla del terminal, ya que su resolución afecta al uso de casi todos los aspectos del terminal, y aunque suponemos que Samsung lo ha decidido para ahorrar costes en la fabricación no entendemos esta decisión.

Según lo que he podido comprobar en los días que lo he tenido en mis manos, lo considero un buen terminal para aquellos que no quieren dejar atrás el teclado físico y que quieren comenzar en el mundo Android. A los usuarios más intensivos les aconsejo que lo eviten, ya que los fallos pueden ser realmente frustrantes y acabar desesperando a muchos con el paso del tiempo.

{loadposition mega-adv1}




Enlace de la noticia: Aquí

Danos tú opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *