Realmente necesitamos tanta potencia?




Realmente necesitamos tanta potencia?

 

Que la evolución del mundo de la telefonía móvil en materia de hardware crece cada vez más deprisa no es un secreto para nadie. Pero, ¿Realmente necesitamos tanto? O mejor planteado, ¿Están preparados los dispositivos actuales para sacar partido a tanto núcleo y a tanto GHz? Veamoslo.

 

Hace poco más de un año los estadounidenses de Qualcomm montaban sus procesadores Snapdragon en terminales tan punteros entonces como el Nexus One o el HTC Desire. Entonces nosotros nos sorprendíamos de lo que estaba avanzando este mundo en el que un móvil ya era capaz de funcionar a una velocidad de 1Ghz. Inocentes de nosotros, no sabíamos lo que nos esperaba.

En febrero de este mismo año empezaron a presentarse los primeros móviles con procesadores de doble núcleo o dual-core en su interior. Aun entonces se vislumbraban dudas acerca de si los dispositivos actuales y, sobre todo el software actual, estaban preparados para sacar el máximo partido a tanta potencia. Pues bien, como dicta el famoso dicho, “no se puede frenar al progreso”, así que ya tenemos a la vuelta de la esquina el nuevo Tegra3 de Nvidia (Projec Kal-El) y los anuncios de sus primeros terminales por parte de Motorola (Motorola Jet/blue) o Amazon (Tablet Holliwood) entro otros. Mientras desde Nvidia anuncian que están trabajando ya en Wayne, la próxima evolución de sus procesadores y que llegaría a elevar el número de núcleos hasta la nada desdeñable cifra de 8.

Espero que no me malinterpretéis, este servidor no tiene nada en contra del progreso, todo lo contrario. Pero si nos sentamos a analizar el tema con calma, nos encontraremos que, mientras el crecimiento de los chips está siendo brutal, el de todo el ecosistema que les acompaña (tanto hardware como software), avanza de una forma mucho mas lenta. El mayor ejemplo lo encontramos en las baterías. Mientras el Galaxy S de Samsung portaba una batería de 1500mAH, el Samsung Galaxy S2, la evolución del anterior y al que dobla literalmente tanto en procesador como en RAM, lleva un batería con una capacidad de 1650mAH. Francamente, una diferencia nimia en comparación con las diferencias entre estos dos terminales. Pero la cosa no se queda aquí, de la gran cantidad de smartphones con procesadores de doble núcleo que encontramos en el mercado, únicamente LG se ha preocupado de dotar al suyo de una arquitectura capaz de dotar a su terminal de un mayor aprovechamiento de los recursos como viene siendo la tecnología Tri-dual.

En el apartado de software la cosa no dista mucho de lo que acabamos de ver. En el último año la única actualización que hemos encontrado por parte de Android ha sido Gingerbread (la cual tampoco requiere en ningún momento de una potencia o velocidad especialmente altas) y en cuanto al desarrollo de software comercial, dejando a un lado el sector de los videojuegos, a priori el mayor beneficiado de estos avances, tampoco encontramos una gran cantidad de programas que se adapten a dichos procesadores ni que exijan una cantidad de recursos tan descomunal como para requerir de hasta 4 y 8 núcleos de procesador.

En vista de esto,¿Serán capaces las marcas de dotar al usuario de un ecosistema en el que toda esa potencia se viera al fin aprovechada? ¿Cuánto más tendremos que esperar para que grandes empresas como Samsung o HTC dediquen el mismo esfuerzo que dedican en aumentar la potencia de sus dispositivos en desarrollar batería realmente eficientes?

Parece que tendremos que esperar al primer trimestre de 2012 para que los primeros terminales dotados con esta tecnología respondan a nuestras preguntas.

{loadposition mega-adv1}

 




Enlace de la noticia: Aquí

Danos tú opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *