Muffin Knight, surrealismo y diversión a raudales




Muffin Knight, surrealismo y diversión a raudales

Muffin Knight es de esos títulos que se recuerdas siempre con una sonrisa, tanto por su historia (surrealista y divertida) como por sus excelentes gráficos y jugabilidad. La hemos examinado después de varias horas de juego y os traemos una completa review. ¡Pulsa start y empezamos!

La historia que nos cuentan en este título de Angry Mob Games, creadores también de Guerrilla Bob, es cuanto menos bizarra. En el mundo de los cuentos de hadas encarnaremos a un caballero maldecido y que cada vez que toca un muffin mágico se transforma en otro personaje, para terminar con esta maldición tendrá que devolverle todos los muffins a la bruja.

Como veis todo esto nos sirve para introducir la principal característica diferenciadora de este Muffin Knight, el cambio continuo de personajes, cada uno de estos arquetipos, entre los que se encuentran arquero, mago, unicornio, oso y así hasta quince distintos tendrá unas características totalmente diferentes y por tanto la forma en que los juguemos variará. Además estos cambios se realizan totalmente al azar por lo que nunca sabremos que será lo próximo y tendremos que tener nuestros cinco sentidos puestos en el juego.

Para ir avanzando en la historia debemos ir recogiendo en cada nivel estos muffins y si alcanzamos una cantidad concreta de ellos seguidos sin morir,  o un nivel de experiencia determinado, podremos acceder al siguiente nivel. Cada uno de estos niveles está compuesto por unas plataformas desde las que los enemigos van cayendo hasta un pozo que se encuentra al final, en cada uno de los niveles o mundos la situación de estas plataformas y los enemigos serán irán cambiando haciéndose más complejos según avanzamos, por lo que tendremos que adaptar nuestra forma de jugar según las circunstancias.

El juego puede resultar algo complicado al principio, principalmente por dos razones, la primera es que, salvo que las compremos con unos puntos, no tendremos más vidas que una y por ello cada vez que nos toquen tendremos que volver a empezar, la segunda razón es que morir es muy sencillo algo que se ve acrecentado por unos controles que no acaban de ser tan precisos como podríamos esperar en un juego de estas características, donde lo realmente importante es la velocidad de respuesta.

Una vez que nuestro contador de muertes empiece a subir y nuestros dedos se acostumbren a los controles no podremos parar de jugar, he comentado que es muy sencillo morir, pero la velocidad a la que vuelves a comenzar es increíble, no pasa casi tiempo entre los dos sucesos, y esto nos empuja a seguir jugando para hacerlo mejor cada vez. Una vez hayáis cogido la dinámica os encontraréis con que no podréis parar de jugar. Otro de los puntos fuertes que fomentan que nos enganchemos es el sistema de niveles que permite ir desbloqueando personajes y mejoras según vayamos sumando muffins y puntos de experiencia.

Los gráficos se podrían definir como 2.5D, es decir, sólo nos podremos mover en dos dimensiones pero tienen aspecto de ser 3D, el acabado es bonito y colorido, funciona realmente bien sin ningún tipo de tirón.

En resumen, puede que a algunos les cueste comenzar el juego y meterse en la dinámica, pero una vez que lo hayas hecho no hay vuelta atrás, este caballero muffin te engancha y no podrás soltar el móvil hasta que no consigas todos los personajes y niveles, algunos de los cuales resultan particularmente difíciles de conseguir.
Lo podréis encontrar en el Android Market por 2.08€ pero si aún no estáis convencidos también  tenéis una versión gratuita. En cualquier caso, agradeceríamos vuestra opinión!

{loadposition mega-adv1}




Enlace de la noticia: Aquí

Danos tú opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *