Luces y Sombras II: Google & Android




Luces-y-sombras-google

Seguimos repasando lo mejor y lo peor que nos ha traído el año 2012 y lo seguimos haciendo con nombres propios. Hoy toca repasar el curso de uno de los nombres más importantes del panorama y responsable del sistema operativo móvil más extendido, Android. Aquí van las luces y las sombras de Google.

Continuamos con esta serie de artículos en la que intentamos poner sobre la mesa los mejores y los peores momentos de aquellas compañías que definen cada año el devenir del mercado. Si en nuestra anterior entrada os hablamos de dos gigantes cómo Samsung y Apple, hoy le corresponde salir a la pizarra a los norteamericanos de Google y con ellos, aunque su sistema operativo Android.

Sus luces

Si a cualquiera de nosotros nos hubiesen preguntado alguna mediados del año pasado por las sombras de Google respecto al Android, lo cierto es que nos hubiera costado trabajo encontrar algo evidente. Lo cierto es que el año empezó de dulce en Mountain View, con un Galaxy Nexus consagrado cómo uno de los mejores terminales del momento, combinando una de las ofertas de hardware más equilibradas del momento con el software que solo los dispositivos de la gama Nexus pueden ofrecer, exentos de cualquier capa superficial y con la mejor política de actualizaciones del panorama androide. En las oficinas de Google se vivía un momento de total satisfacción que no iba a hacer más que mejorar al mediados de año.

 Nexus

En el lado del hardware, la presentación del Nexus 7 les permitía entrar con paso firme en el segmento de los tablets con una propuesta Calidad-Precio inmejorable. En el del software llegaba Android 4.1 Jelly Bean, una de las actualizaciones más importantes hasta la fecha de su sistema operativo, capaz de aportar ese plus de fluidez y estabilidad que necesitaba junto a un registro de novedades que incluía mucho más que Google Now, su propio asistente virtual que, aunque en España no hemos llegado a disfrutar al 100%, en los EEUU se ha convertido en un clarísimo competidor del todopoderoso Siri de Apple. Llegaban las notificaciones inteligentes, mejoras en la gestión de los widgets y muchas otras mejoras que ya os detallamos en su día con este artículo. Pero desde Google no sólo avanzaban con paso firme en el segmento del software. Las navidades prometían una consagración total en el mercado de los dispositivos cuando se comenzaron a filtrar los detalles de los próximos Nexus. El gigante del buscador tenía preparados un smartphone y un tablet de 10″, ambos con unas especificaciones capaces de dejar atrás casi a cualquier dispositivo de la competencia y además, ambos con unos precios de risa. Quien iba a suponer que los dispositivos destinados a consagrarles iban a ser los encargados de condenarles…

Sus sombras

Hay veces que el mismo universo nos envía señales y es posible que el hecho de que un huracán te obligue a anular la presentación a bombo y platillo que tienes programada sea una de esas señales. Cuando la primera noticia de tu terminal estrella habla sobre un huracán, a lo mejor hay que pararse a pensar. Pero lamentablemente, esta no fue ni mucho menos la primera mala noticia que veríamos sobre el Nexus 4, la historia acababa de empezar. Al poco de ser presentado como un smartphone que no sólo era capaz de superar ampliamente a cualquier rival en el campo de los datos técnicos, sino que además llegaría a un precio capaz de reventar el mercado, llegó el primer jarro de agua fría de la mano de The Phone House. Tras varias polémicas sobre el precio, la cadena de venta de Smartphones emitía un comunicado en el que avisaba que no distribuiría el terminal de Google, puesto que el precio que había anunciado Google (299€) ni se aproximaba al dado por LG de 599€, lo que al final acabaría desembocando en que el nuevo Nexus solo estaría disponible en Google Play. Esta es la primera gran sombra de Google, pues la decisión dejaba a muchos países en los que no es posible comprar terminales vía Google Play sin posibilidad de acceder a lo último de la gran G.

nexus4-stock

Pero como a perro flaco todo son pulgas, los problemas siguieron llegando y poniendo al descubierto la nula capacidad de gestión de la compañía de Larry Paige en este asunto. Stocks cortos que se agotaban en un abrir y cerrar de ojos, compradores obligados a esperar largas esperas de 2, 3 y hasta 4 semanas para recibir su producto, promesas incumplidas e incluso pedidos aprobados y que de un día para otro aparecían como cancelados. De hecho, a día de hoy, meses después de su presentación oficial, todo alrededor de este terminal es una verdadera incógnita, con rumores y noticias contradictorias que alternan la posibilidad de que Lg deje de fabricar el Nexus 4, con noticias que avisan de su disponibilidad en nuevos mercados. Mientras tanto, si nos acercamos a Google Play, seguiremos encontrando ambas versiones sin Stock. Todo esto se agrava además con la falta de respuestas por parte de Google, que aun no se ha decidido a explicar de forma oficial lo qué está pasando con el stock, lo qué ha pasado con the Phone House, etc, echando abajo la imagen de marca comprometida con sus usuarios que siempre había demostrado bajo su lema Don’t be evil.

Al final el caso de Nexus 4 ni está cerrado, ni parece cerca de ello. Lo que está claro es que con toda esta historia Google no solo está dañando a sus usuarios, sino que se está dañando a si mismo desperdiciando una gran oportunidad de haber conquistado el mercado con un producto de por sí impresionante, pero una capacidad de gestión impropia de una empresa de su envergadura. ¿Cómo valoráis vosotros el año de Google?




Enlace de la noticia: Aquí

Danos tú opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *