JellyBean se estrena fuera de los Nexus… en un ZTE mediano




W020120723379202035020 

La nueva versión 4.1 de Android, nombre en clave Jelly Bean. fue publicada a finales del mes pasado. Ya hemos visto al propio Nexus 7 que estrenó dicha versión, al Galaxy Nexus y al Nexus S con la versión ya disponible o confirmada. Sin embargo, todavía no habíamos visto ningún fabricante externo corriendo Jelly Bean de forma oficial, y parece que la distinción va a recaer en ZTE y su oscuro modelo N880e, que sólo está disponible en China, y que presenta unas especificaciones de nivel medio-bajo: de hecho el chipset usado es el mismo que el del Nokia Lumia 610.

A primera vista puede parecer un contrasentido que sea un fabricante relativamente menor en el terreno de los smartphones, si bien no deja de ser el décimo fabricante de smartphones a nivel mundial en ventas según las estadísticas de Tomi Ahonen, el que tome la delantera en la actualización a monstruos como Samsung o Sony, y que además lo haga en un terminal así. Sin embargo, el motivo es sencillo: ZTE no incluye software personalizado por ellos en sus terminales, y de hecho fabrican para otras marcas. Como ejemplo están los casos de los Orange Montecarlo (ZTE Skate) y Vodafone SmartTab (ZTE SmartTab), fabricados por la empresa china y renombrados por encargo de terceros.ZTE n88e

  • Marca ZTE
  • Nombre N880e
  • Procesador Qualcomm MSM7627A, mononúcleo, 1 Ghz
  • RAM 512 MB
  • Pantalla 3,5 pulgadas, 800×480 (266 ppp)
  • Memoria 4 GB, soporta micro SD hasta 32 GB
  • Conectividad Bluetooth, A-GPS, Wifi b/g/n
  • Batería 1650 mAh, litio-ión
  • Dimensiones 119x61x10,4 mm
  • Fecha de salida Julio de 2012

Al no incluir grandes cambios en el código, cuando se publica el código fuente ZTE no tiene que hacer demasiado esfuerzo en adaptarlo para que funcione en sus terminales. Este no es el caso de empresas que incorporan software de «valor añadido» (muchas veces de utilidad discutible) a sus terminales, que tardan mucho más en presentar las actualizaciones debidas al tener que adaptar todo ese software, si es que actualizan. Los casos del Galaxy S y el Xperia Play, terminales que llevan meses corriendo la última versión de CyanogenMod mientras sus fabricantes descartan actualizarlos a Ice Cream Sandwich, son paradigmáticos en ese sentido. HTC también hizo el amago con su modelo Desire, gemelo del Nexus One, pero al final publicó una actualización descafeinada. Motorola, aun a pesar de haber sido adquirida por Google, ha logrado la hazaña de presentar terminales con Gingerbread en enero de este año y no actualizarlos oficialmente nunca (se siente, dueños de un Motoluxe), con el agravante de que son hostiles a la escena de desarrolladores y cierran sus teléfonos para impedir modificaciones.

Por otro lado, las personalizaciones de software también tienen su parte positiva: diferencian a los terminales, confiriéndoles su propia identidad como es el caso de la icónica capa de software Sense en los terminales HTC, y les confieren funciones espectaculares como el Smart Stay del Galaxy S3 (que se apaga solo cuando no lo miras), o la tecnología de Sony para usar el navegador sin tocar la pantalla presente en el Xperia sola. Eso sí, eventualmente muchas de esas personalizaciones se acaban filtrando a las ROMs cocinadas.

¿Cómo influyen las personalizaciones en tu decisión de comprar uno u otro teléfono Android? ¿Prefieres tener la versión más actual sea como sea, o valoras el software personalizado que implementan las compañías?

Fuente: Nota de prensa de ZTE (en inglés)




Enlace de la noticia: Aquí

Danos tú opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *