Análisis de SuperPaquito, el Tablet infantil de Imaginarium




Super-Paquito1

¿Quién en casa no tiene algún dispositivo electrónico con el que llamar, jugar, aprender y navegar por internet? Todos, y si no lo tienes seguro que estás tanteando diferentes opciones. Primero fueron los ordenadores, luego los móviles y ahora, junto a los Smartphones y e-books, las tablets están causando furor entre los grandes y los pequeños.

Siempre se ha dicho que los niños son meros imitadores de los adultos que le rodean; tienen sus personas de referencia. Si dichas personas están usando constantemente delante suya, pequeños y grandes dispositivos electrónicos, ¿por qué ellos no? A mis padres, yo les tuve y aún les tengo que enseñar a usar Nuevas Tecnologías (NNTT) pero ahora son los pequeños, que apenas levantan un metro del suelo, los que me dan consejos y trucos para usar los videoconsolas portátiles y aplicaciones de los móviles de sus padres. Quizá nosotros seamos la generación que inició el manejo de éstas y ha visto su evolución, pero los reyes son los niños. Tienen claro qué es lo que quieren en ellos, por ejemplo, juegos, chats en los móviles, películas, libros y redes sociales en las tablets… Los pequeños quizá sólo les sirva de entretenimiento. Para los que son algo más mayores, es un buen inicio para que empiecen a trabajar en lo que será el futuro, para ampliar conocimientos sobre las materias que están dando en clase, para motivarles en la lectura y muy cómodo para el acceso a revistas y periódicos digitalizados, pero nunca debemos olvidar el olor y el tacto del papel.

kids-courosa

Con el boom que han tenido las tablets entre los adolescentes y adultos, Imaginarium presentó hace no mucho a SuperPaquito (SP) un tablet dirigido a los más pequeños de la casa haciendo competencia a otras tablets de empresas jugueteras más infantiles. Quizás la primera pregunta que debemos hacernos es si este dispositivo es apto para niños. SuperPaquito está recomendado a partir de 6 años, pero lo cierto es que hay aplicaciones que hacen que los más pequeños también puedan interactuar con él (de 0 a 3 años). Tras matizar este punto vamos a pasar a realizar nuestro análisis, análisis en el que pasaremos un poco por alto su parte técnica, cuestión secundaria en esta clase de equipos, para concertarnos en tres puntos fundamentales: ¿Qué nos ofrecen? ¿Qué nos dan? Y lo más importante, ¿es realmente el dispositivo correcto para nuestros hijos?

Super-Paquito-A

Para empezar hay que dejar claro que el principal atractivo de SuperPaquito está en el software, y es allí donde encontramos el primer problema, pues el Tablet viene prácticamente sin aplicaciones. Contaremos por supuesto con una serie de aplicaciones pre-instaladas como un reproductor de multimedia, calendario, agenda escolar (que además del horario de clases incluye más casillas para otras actividades extraescolares que pueden o no variar durante la semana, lo cual puede ser bueno para empezar a entrenarles en una organización/planificación de su tiempo), un programa de puntos (“Recompensas” utilizados para la modificación de conducta, entre profesionales aunque de forma más rústica), asociar a una cuenta de correo exclusiva para el pequeño, etc. Sin embargo en cuanto a las principales aplicaciones que le dan utilidad al dispositivo, tendremos que adquirirlas a través de su plataforma “Paquitoland” a unos precios que oscilan entre los 50 céntimos hasta cerca de 3 euros. Por el camino encontraremos gratuitas pero se limitan a ser demos de las aplicaciones de pago y dejan los juegos a medias, sin poder avanzar. Todo esto va a contribuir a aumentar el coste de un dispositivo que ya de inicio no es ni mucho menos barato (299€). De hecho nos encontramos con un precio que es claramente superior a otros dispositivos con el mismo fin que encontramos en otras empresas y que sí tienen un formato más infantil, con un precio de entre 70 y 200€. De hecho el precio de SP se acerca más al de cualquier tablet no especializada para niños, con características técnicas superiores y al que se pueden incluir aplicaciones muy parecidas a las que ofrece Imaginarium en su plataforma.

Paquitoland

Centrándonos un poco más en dichas aplicaciones, tras dar un buen paseo por la plataforma Paquito Land lo que encontramos es que las mismas son bastante diversas pero poco innovadoras. Éstas son similares a puzzles de madera que los niños pueden manipular, juegos de unir puntos a través de letras o números que hay en los cuadernillos de entretenimiento, juegos de operaciones, aprender inglés jugando, música, etc. que se van complicando según la edad. Hay cuentos también que pueden leer solos o escuchar el audio, y tras su finalización tienen actividades, hasta donde hemos visto, de buscar diferencias, puzzle, etc. referidas a imágenes de la misma pero ninguna de comprensión de la lectura o comprensión auditiva. El principal problema es que muchas de estas aplicaciones consisten en trasladar a la pantalla algunas de las actividades y juegos que solemos utilizar para el desarrollo del pequeño, lo que pese a que puede resultar realmente cómodo en algunos momentos, hace que se pierdan elementos tan importantes como la relación del niño con el tacto de determinadas formas y textura, dejando fuera de juego sentidos tan importantes como éste, también el practicar el uso de lo que llamamos “la pinza” (el uso del dedo índice y pulgar para coger cosas, coordinación que ahora nos es sencilla pero que tiene todo un proceso de aprendizaje a través de la experiencia y el ensayo-error).

Desarrollo-cognitivo

Si nos centramos en el dispositivo en sí también encontramos algunos puntos negativos. En primer lugar el peso que tiene SuperPaquito, es algo alto para que un niño de 6 años la pueda manejar a su antojo. Cierto que esto tiene su lado positivo al hacer del mismo un dispositivo robusto y resistente, pero a la larga puede llegar a convertirse más en un contra que en un pro. Además, el uso prolongado de la pantalla hace que la vista se canse, por lo que no es recomendable para leer como si fuera un e-book, a pesar de la gran cantidad de libros/cuentos que encontramos en la plataforma, que según la edad tiene más o menos longitud y más o menos dibujos. Pasando a su sistema operativo, una versión modificada de Android llamada MagicOS, la unidad con la que hemos trabajado no contaba con la última actualización, lo que hacía que el sistema se moviera con lentitud y ocasionaba bloqueos puntuales, algo que de inicio resulta desesperante para nosotros, imaginad combinarlo con la impaciencia propia de los más pequeños. Sin embargo y como nos han asegurado desde Imaginarium, la última actualización además de solucionar estos problemas de rendimiento, incluye la realización de un perfil exclusivo para padres que pueden manejar las cuentas de l@s niñ@s.

{gallery}sp1{/gallery}

Por supuesto no todo son contras. En esta semana con SP también hemos encontrado un gran número de puntos a favor, como el sistema de creación de cuentas que nos permite crear varios usuarios para cada pequeño que esté por casa de manera que éstos puedan configurar la apariencia del escritorio (escritorio, avatar, organizar los iconos) a su gusto o con las imágenes que vienen predeterminadas. Aunque puede que una de las funcionalidades que más nos han gustado sea su control parental. Cuenta con un sistema que permite limitar la conexión del WIFI, la entrada a diferentes páginas web y/o redes sociales, se puede programar un tiempo de uso que tras agotarse, dejará la tablet bloqueada, de manera que ese usuario no pueda utilizarla hasta que, o bien el adulto le dé permiso quitando el bloqueo, o bien llegue la hora que tiene asignada para empezar a jugar.

En cuanto, al fin en que los padres muchas veces piensan cuando compran o dejan a los pequeños este tipo de dispositivos (ya sean o no específicos para ellos), es en primer lugar para conseguir que sirvan de entretenimiento y se mantengan distraídos, ya sea durante un viaje, de vacaciones o de visitas a familiares. En segundo lugar, está su utilidad como complemento para sus estudios y desarrollo. Pero, ¿Puede influir o no en el desarrollo cognitivo del pequeño? A día de hoy no hay estudios concluyentes. Si es verdad que les ayuda a desarrollar mejor la coordinación viso-motora (desarrollo que puede producirse con otras actividades no tecnológicas) y para las cuales otras marcas si tienen desarrollados juegos, pero en la “Paquitoland” no encontramos ninguna, con ese fin específico.

{spoiler title=Galería SuperPaquito opened=0}

{gallery}sp2{/gallery}

{/spoiler}

En conclusión podemos decir que SuperPaquito puede ser un buen complemento en el desarrollo de los pequeños, pero nunca un dispositivo en el que centrar el mismo, pues hay que tener en cuenta que siempre se recomienda que los niños deben de relacionarse con su entorno (familia, niños, naturaleza, objetos…), se desarrollen física y mentalmente y no sólo con una pantalla iluminada sentados en el sofá de casa, además de no olvidar que es importante estar presentes cuando manipulen estos dispositivos para compartir y a la vez vigilar su uso evitando así se casos de “bulling” en su entorno. Los más pequeños son “esponjitas” que absorben todo lo que ven, por eso desde pequeños se les debe enseñar que cada cosa tiene su tiempo. ¿Qué opinión os merece SuperPaquito? ¿Lo veis como una herramienta educativa real o como un simple gadget orientado al entretenimiento? ¿Creéis que puede llegar a sustituir los juegos de toda la vida?




Enlace de la noticia: Aquí

Danos tú opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *